domingo, 7 de agosto de 2011

LO QUE VALE UN TRIPULANTE





Probablemente dirán "¿pero qué clase de imágenes son éstas?" El blog de Charlie está como pavoso hoy. Pero la realidad es ésta y aunque a veces se trate de pensar en otra cosa: Los accidentes suceden.

La aviación es la industria con mayores estandares de seguridad operacional. Cada incidente o accidente es estudiado minuciosamente por un equipo multidisciplinario sólo con un objetivo: evitar que vuelva a suceder algo igual. Para evitar accidentes la industria ha cambiado su visión de las cosas. Pilotos y Tripulantes de cabina a la hora de una emergencia trabajan juntos con un objetivo en común: salvar vidas. La tripulación de mando lleva toda la responsabilidad a la hora de enfrentar una emergencia porque debe hacer llegar el avión de forma segura a tierra. Pero una vez en tierra la responsabilidad de evacuar a todas las personas de forma segura es de la tripulación de cabina.

Los tripulantes estamos entrenados para manejar más situaciones de emergencia que las que el pasajero promedio puede imaginar; En otras entradas les hablaré más del entrenamiento de un Tripulante; y bajo cualquier condición; por adversa que ésta sea tenemos la responsabilidad de evacuar un avión; no importa su tamaño en menos de 90 segundos. Un avión partido, en llamas y con humo se puede volver una trampa mortal para el común de las personas y es por eso que estamos ahí. Para guiarlos y sacarlos de ese infierno en el que se puede convertir en cuestión de segundos un avión accidentado. Son muchos los casos en los que los tripulantes de cabina han evitado tragedias enormes por su disciplina, su temple y coraje a la hora de enfrentar una emergencia. Es tanto el entrenamiento que llevamos: iniciales, recurrentes anuales, revisión diaria de conocimientos que siempre debemos estar preparados para lo peor para que en el momento que suceda no nos agarre por sorpresa y podamos actuar de forma efectiva en la labor para la que estamos encomendados.

La próxima vez que viaje en un avión y vea a una Señorita o un caballero perfectamente arreglada(o), con una sonrisa en sus labios y le de una cobija o un café recuerde que ellos son mucho más de lo que ustéd puede ver y recuerde que esa mano que ahora le lleva un café puede ser la mano que lo saque de un infierno lleno de trampas.

A pesar de lo fatalista que suena ésta entrada les deseo

Felices Vuelos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...